Inicio / Blog / Tratamiento / Tratamientos para el cáncer
Tratamiento

Tratamientos para el cáncer

El tratamiento del cáncer es una cuestión que abarca diversas modalidades, desde cirugía y quimioterapia hasta radioterapia, inmunoterapia, terapia dirigida, y terapia hormonal. La elección del enfoque adecuado depende del tipo de cáncer y las necesidades individuales del paciente.

Tratamientos para el cáncer

Los tratamientos más comunes del cáncer incluyen cirugía, quimioterapia y radioterapia.

 

La cirugía se puede usar para extraer el tumor canceroso. La persona especialista también puede extirpar alguna parte o completamente la parte del cuerpo que el cáncer esté afectando. En el caso de cáncer de seno, es posible que se extirpe parte o todo el seno. En el caso de cáncer de próstata, es posible que se extirpe toda la glándula prostática. La cirugía no es útil para todos los tipos de cáncer. Por ejemplo, los tipos de cáncer de la sangre son mejor tratados con medicamentos.

 

La quimioterapia (o quimio) es el uso de medicamentos para eliminar las células cancerosas o para reducir su crecimiento. Algunos tipos de quimioterapia se pueden administrar por vía intravenosa (en una vena por medio de una aguja) y otros consisten de píldoras que se tragan. 

Como los medicamentos de la quimioterapia alcanzan a casi todas las partes del cuerpo, son útiles para combatir el cáncer que se ha propagado. La intensidad de la quimioterapia puede variar de acuerdo al tipo de tumor, el estadio de la enfermedad, el tipo y dosis de la quimioterapia y el estado de salud del paciente.

La radioterapia es el uso de rayos X u otras partículas con alta potencia para destruir las células cancerosas. Puede usarse solo o junto con cirugía o quimioterapia. La radioterapia es similar a someterse a una radiografía.

 

La Inmunoterapia busca ayudar al sistema inmunitario a reconocer y atacar células cancerosas. Es un tratamiento biológico diseñado para estimular las defensas naturales del cuerpo para que logre combatir el cáncer. Se utilizan sustancias producidas por el propio cuerpo humano o se fabrican en un laboratorio para, de esta forma, mejorar o restaurar la función del sistema inmune. Existen diferentes tipos de inmunoterapia y el personal médico tendrá que ver cual es la más conveniente en cada caso ya que dependerá del sistema inmune de cada paciente.

 

La terapia dirigida se trata de fármacos que actúan de forma específica sobre los cambios que promueven el crecimiento, la división y la diseminación de las células cancerosas.

 

La terapia hormonal consiste en la receta de medicamentos que enlentecen o detienen el crecimiento de tumores que necesitan hormonas para crecer (hormono-dependientes).

 

El trasplante de células madre (médula ósea) es un tratamiento para algunos tipos de cáncer. Por ejemplo, se podría realizar un trasplante a pacientes con leucemia, mieloma múltiple, o algunos tipos de linfoma. El personal médico tratante también trata algunas enfermedades de la sangre con trasplantes de células madre.

Tipo de trasplantes de médula ósea

  • Trasplante autólogo. Las personas especialistas lo llaman autotrasplante. Es decir, las/los pacientes reciben sus mismas células madre después de que el personal médico trata el cáncer. Primero, el equipo de atención médica extrae las células madre de la sangre y las congela. Después, se administra una quimioterapia potente, y en rara vez, radioterapia. Luego, el equipo médico descongela las células madre congeladas y vuelve a colocarlas en la sangre a través de un tubo que se introduce en una vena (vía intravenosa [IV]).
  • Trasplante alogénico. Las personas especialistas lo llaman alotrasplante. Es decir, las/os pacientes reciben las células madre de otra persona. Es importante encontrar a alguien que tenga una médula ósea compatible con la de la o el paciente. Una vez que se encuentra un/a donante, el o la paciente recibe quimioterapia con radioterapia o sin esta. Después de esto, el/la paciente obtiene las células madre de la otra persona a través de un tubo que se introduce en una vena (IV). Las células de un alotrasplante generalmente no se congelan. Por lo tanto, los/las especialistas pueden proporcionar a la/el paciente las células lo antes posible después de la quimioterapia o radioterapia.

El mejor tipo de trasplante para cada paciente depende de la edad, la salud y el tipo de enfermedad que se trate.

Compartir

Contacto

¿Necesitás ayuda?

Acompañamos a las personas con cáncer y su familia a atravesar su enfermedad.

Tu colaboración es importante

Todos nuestros servicios gratuitos son gracias al apoyo de nuestros donantes.