Inicio / Blog / Post-tratamiento / Cuidados paliativos
Post-tratamiento

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos se enfocan en acompañar a pacientes con enfermedades crónicas o degenerativas que amenazan sus vidas y a sus familias. Estos cuidados pueden y deben estar disponibles desde el diagnóstico, proporcionando una atención integral. 

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos son el área de la salud que se dedica a acompañar a pacientes que tienen enfermedades crónicas o degenerativas que ponen en riesgo la vida, como cáncer, cardiopatías, enfermedades neurológicas, insuficiencia renal, etc. La tarea de los equipos de cuidados paliativos es ofrecer asistencia médica y contención emocional y espiritual a pacientes y también a sus seres queridos, ya que ante una patología de este tipo ambas partes quedan afectadas y necesitan ayuda.

Encontrá los Centros de atención en la sección Tratamientos del Camino del Paciente.

Un equipo de atención paliativa se compone mínimamente de profesionales especialistas en control del dolor y demás síntomas, junto a personal de enfermería y de psicología también formados en esta área, que en conjunto buscarán ofrecerte la mejor calidad de vida posible. Es muy importante que sepas que no es necesario ni ayuda a tu cuerpo a aguantar el dolor. 

Actualmente la medicina cuenta con muchas opciones analgésicas para minimizarlo, para que no te quite fuerzas ni energías innecesariamente. Por eso, una de las indicaciones para pedir atención paliativa es sentir dolor y que el o la profesional tratante no esté pudiendo disminuirlo y manejarlo.

Algo más que es muy importante que sepas, es que lo que determina qué tipo de analgésico usar es la intensidad del dolor y no cuán avanzada esté una enfermedad ni cuál es la expectativa de vida. Si el dolor es leve, el/la médico/a puede indicar analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol, pero si el dolor es más intenso, se deberán usar analgésicos más potentes. 

 

Los analgésicos potentes son derivados de la morfina. La morfina es un excelente analgésico, al que no debemos tenerle miedo. Hay muchos mitos alrededor de ella (que solo se usa en enfermos terminales, que genera adicción, que puede hacer que una persona tenga un paro respiratorio, etc) que no son verdad, y lo único que generan es que las personas no sean aliviadas a tiempo. Como cualquier otra medicación, si la morfina o sus derivados son indicadas y monitoreadas por una persona profesional que sabe usarlas, son medicamentos seguros y efectivos para el control del dolor y algunos de ellos también para el control de la falta de aire.

 

Las corrientes más actualizadas en salud a nivel mundial están sugiriendo que la asistencia paliativa pueda estar presente desde el diagnóstico y no solo al final de la vida para un acompañamiento más cercano del paciente y la familia en su domicilio o ambulatorio en el hospital, siguiendo de forma más personalizada las necesidades que puedan surgir, no solamente médicas sino también psicológicas, espirituales, de organización del hogar, etc.

En caso de que la persona enferma no pueda ser bien atendida en su casa, existe la opción de internación en un hospicio o casa de cuidados paliativos, que son instituciones en general pequeñas que brindan cuidado a las personas sin la complejidad innecesaria de un hospital, con mayor posibilidad de acceso de seres queridos y en un ambiente lo más parecido posible a un hogar. 

En nuestro país contamos con pocos hospice y la mayoría se sostiene gracias a donaciones, ofreciendo un espacio gratuito a personas que cumplan con dos condiciones básicas: que no cuenten con red social y afectiva ni tampoco con recursos económicos.

 

La filosofía que nos sostiene a los que trabajamos en cuidados paliativos es que transitar una enfermedad que pone en riesgo la vida puede convertirse en un proceso de transformación, de crecimiento, tanto para la persona enferma como para sus seres queridos, recordando la gran verdad de que somos mortales y que en este tiempo de vida, el amor, la solidaridad y la compasión son los faros esenciales para ver cuando todo parece estar oscuro y poder llevar luz a cada paso del camino.

Es muy importante que te informes sobre tu derecho a pedir este tipo de cuidado. Lo más recomendable es que hables con tu profesional tratante acerca de la posibilidad de recibir cuidados paliativos desde el momento del diagnóstico. Ya que este servicio se basa en un abordaje integral y multidisciplinario, contiene al/la paciente en su dimensión física, emocional, social y espiritual (y no sólo se encarga del control del dolor). Es importante que sepas que no necesitás orden de derivación para una primera entrevista en los servicios de cuidado paliativos. Si tu especialista en oncología no realiza la derivación y vos querés tener una entrevista, podés acercarte por demanda espontánea y evaluarán tu caso particular.

Los cuidados Paliativos como derecho

Si bien no hay un instrumento de derechos humanos específico en relación a los cuidados paliativos, existen normas emitidas por autoridades nacionales e internacionales, un marco jurídico que permite proteger a las personas con enfermedades crónicas avanzadas.

 

En nuestro país este marco está representado por:

 

  • Programa Nacional de Garantía de Calidad. Normatización Nacional de Cuidados Paliativos. Ley de Ministerios. Resolución 643/2000 que categoriza a los equipos de Cuidados Paliativos (CP) en tres niveles de complejidad.
  • Plan Médico Obligatorio de Emergencia que obliga a los agentes del Seguro Social de cobertura a brindar asistencia en Cuidados Paliativos y el 100% de opioides si fuera necesario.
  • Ley Básica de Salud de la Ciudad de Buenos Aires (Ley 153/99) en su artículo 4º, inciso lº, enuncia como un derecho de todas las personas, en relación con el sistema de Salud, a la atención que preserve la mejor calidad de vida hasta su fallecimiento en el caso de enfermedades terminales, y en su artículo 48, inciso 3-b, menciona el uso de medicamentos y de tecnología sanitaria que garantice la calidad, eficacia, seguridad y acceso del medicamento, la promoción del suministro gratuito de medicamentos básicos a los pacientes sin cobertura y el uso de genéricos.
  • Constitución Nacional–CN– (art.75 inc.22) que incorpora con rango constitucional a los tratados internacionales de derechos humanos: afirma, atentos a su trama normativa interpretada en armonía de unas con otras, que el Estado tiene la obligación de proveer los medios necesarios para garantizar el acceso universal al tratamiento del dolor severo avanzado.

Lugares y programas

Compartir

Contacto

¿Necesitás ayuda?

Acompañamos a las personas con cáncer y su familia a atravesar su enfermedad.

Tu colaboración es importante

Todos nuestros servicios gratuitos son gracias al apoyo de nuestros donantes.